La importancia de llamarse Kona: la localización a nivel regional

Cuando hablamos de localización, no solamente es necesario adaptarnos a un país y quedarnos con eso. Un mismo estado puede tener varios idiomas y albergar culturas muy distintas. Es el caso, por ejemplo, de Estados Unidos, donde Texas tiene algunos referentes culturales universales o nacionales y otros muy específicos que no servirían en Michigan. También ocurre en España, donde no solo hay caracteres muy diferentes de norte a sur, sino que además tenemos varias lenguas cooficiales y muchas variedades lingüísticas.

Puede parecer que cambiar los nombres de marcas o productos es una decisión muy drástica que pondrá en riesgo la imagen de marca y su identidad. No obstante, pocas veces se entiende lo peligroso que puede resultar el hecho de no adaptar cuidadosamente el nombre de una marca o producto al mercado al que se va a destinar.

Algunos ejemplos de compañías que han aceptado ese riesgo son las que en España conocemos como Frigo o Don Limpio, pero que no debe sorprendernos si viajamos a otro país y no las encontramos:

En el caso de nombres de coches, han sido muchas las marcas que, al venir a España, han optado por adaptar los nombres de algunos de sus modelos, como, por ejemplo, el Mitsubishi Pajero que se convirtió en Montero o el Mazda Laputa, el Lancia Marica o el Nissan Moco (con su eslogan “El Moco lo puedes guardar en cualquier sitio”) que si siquiera llegaron a nuestro país. Todo esto porque resulta demasiado obvio que los compradores se echarían atrás a la hora de conducir uno de estos vehículos.

Igual que Julieta se preguntaba “Romeo, romeo, ¿por qué eres Romeo?”, los gallegos nos preguntamos “Hyundai Kona, Hyundai Kona, ¿por qué eres Kona?”

Esto es algo que, sin duda, Hyundai se planteó cuando, el año pasado, decidieron lanzar su modelo Kona en España. Todo era seguro, no había ningún riesgo… Hasta cruzar el macizo galaico. Ahí se hizo evidente que ese nombre que funcionaba en España sin problemas se convirtió en un chiste con ruedas, porque ‘cona’ es gallego y según la Real Academia Galega

Desde Hyundai tuvieron en cuenta la localización a nivel nacional, pero no fueron más allá, hasta lo local y las lenguas cooficiales. Ahora, el Hyundai Kona le hace gracia a todo el mundo en Galicia, excepto, seguramente, a Hyundai. Especialmente, por el mensaje con el que han decidido acompañar los anuncios del coche: “Los mejores momentos de mi vida son aquellos en los que disfruto de mi Kona”.

Este problema sí se detectó en otros países, como Portugal – con el que Galicia comparte similitudes culturales y lingüísticas, lo que hace el error mucho más cómico. Allí, el nombre se ha cambiado a Kauai, ya que tanto Kona como Kauai son dos islas de Hawaii con las que la marca quiere «reflejar la imagen de la isla y un estilo de vida único». Probablemente, esos no sean los valores que vaya a evocar en Galicia.

En cualquier caso, este no deja de ser un ejemplo de lo compleja que resulta la localización, ya que no bastante con quedarse en la superficie, sino que es necesario hacer un análisis exhaustivo de aquellos mercados donde queremos adentrarnos para luego adaptar nuestro producto a nivel lingüístico de la mejor forma posible.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *