Al hablar de los softwares de traducción y de las innovaciones en este campo, muchas veces se confunden los términos de, por ejemplo, Traducción Asistida por Ordenador (Herramientas TAO) y Traducción Automática (TA). En realidad, estas dos tecnologías son muy diferentes.

La Traducción Automática (TA)

La Traducción Automática es un software que utiliza una Inteligencia Artificial basada en textos traducidos anteriormente para proporcionarte una traducción de cualquier texto que le propongas.

Parece una solución perfecta, ¿no?

Bueno, lo cierto es que no es tan buena como parece. Comete muchos errores y no es recomendable en ningún caso utilizarla para producir un texto en una lengua que no conocemos. Os dejamos en este enlace ejemplos de ello que vamos recopilando en nuestro Instagram cada semana. Lo llamamos «El cuaderno de las traducciones catastróficas» (por obvias razones), ¡no te los pierdas!

Además, la Traducción Automática funciona especialmente mal con algunos tipos de textos y con algunos idiomas concretos, como el árabe. Por ejemplo, no se le da nada bien imitar el lenguaje natural.

Las herramientas TAO, por otro lado, tienen poco o nada que ver con la traducción automática.

¿En qué consisten las herramientas TAO?

El nombre de herramientas TAO viene de Traducción Asistida por Ordenador (CAT Tools, por sus siglas en inglés: Computer-Assisted Translation). Se trata de un software especializado en traducción que utiliza la lingüística computacional para crear memorias de traducción y glosarios automatizados segmentados y especializados por proyecto.

A ver, a ver, ¿qué quiere decir toda esta palabrería?

Vayamos punto por punto. En resumen, las herramientas TAO nos ayudan a:

1. Crea un entorno cómodo para realizar la traducción

Para visualizar a qué nos referimos, os dejamos aquí una captura de pantalla. Este sería el entorno de la herramienta TAO que solemos utilizar. En otras palabras, esto es lo que vería un traductor que tradujese una entrada de nuestro blog de inglés a español:

Como podéis ver, tenemos, a la izquierda, el texto original y, a la derecha, la traducción que vayamos escribiendo. Además, tiene otras pestañas auxiliares (arriba) en las que aparecerían, por ejemplo, un glosario, traducciones anteriores, etc.

Lo que vemos dentro del círculo rojo es que se ha «replicado» una traducción. ¿Qué quiere decir esto? Pues que replica la traducción de ese «BUT…», aunque todavía no habíamos llegado hasta ahí, ya que aparecía antes un segmento igual.

Los segmentos que vemos junto con un cuadro verde son frases que ya hemos traducido anteriormente.

Pero solo con este ejemplo no se ve realmente todo el potencial de esta herramienta. Más adelante veremos cuándo conviene usarlas.

2. Crear las memorias de traducción (MT)

¿Qué son las memorias de traducción?

Una memoria de traducción (MT) recopila todo lo que vamos traduciendo en una base de datos. De esta forma, lo ya traducido se reutiliza más adelante para ahorrarnos trabajo y mantener la coherencia. Podemos reutilizar frases exactas o fragmentos de frases parecidas.

3. Mantener rigurosamente el formato del texto de origen

Pongamos un ejemplo: piensa que quieres traducir un manual en el que hay negrita, cursiva, diferentes tipografías, listados, imágenes etc. Sabemos por propia experiencia lo mucho que lleva maquetar ese documento (¡y lo tedioso que resulta hacerlo más de una vez!).

Te alegrará saber que solamente lo tendrás que maquetar una vez, la primera. Una vez hecho eso, cada vez que traduzcas tu texto a un nuevo idioma.

¡Una herramienta TAO te ahorra maquetar el texto cada vez que lo traduces!

También es compatible, por ejemplo, con presentaciones en PowerPoint y otros formatos más complejos. Rápido y mucho más cómodo.

Cuándo usar una herramienta TAO

La respuesta rápida sería siempre que se pueda. O, por lo menos, siempre que nos sea útil, que va a ser en prácticamente todos los casos.

Pongamos un par de ejemplos:

Para un trabajo necesitas contratar a personal de fuera de España o que no habla español. Necesitarás que puedan leer y entender sus contratos. En otras palabras, necesitarás traducirlos.

Quizás lo único que cambie de un contrato a otro es el nombre y los datos personales, o quizás también algunas condiciones. Quizás cambien párrafos enteros que necesitas modificar. Sea como fuere, las herramientas TAO son tus (¡y nuestras!) aliadas. Reutilizan las repeticiones dentro de las traducciones, y de unos documentos a otros.

Otro ejemplo:

Tienes que traducir el manual de instrucciones de tu producto para venderlo en otros países. Muchas frases y pasos del manual se repetirán, incluso párrafos enteros.

Lo mismo que si muchas frases y pasos del manual estuviese traducidos de antes, en cuyo caso se replicarían.

Si lo que queremos comercializar es, por ejemplo, un producto alimenticio también nos será muy útil contar con una herramienta TAO: almacena lo ya traducido y lo replica cuando hay una coincidencia total o parcial más adelante (ingredientes, tablas de información alimenticia, etc.).

Menos trabajo para ti, para el equipo de traducción, un plazo de entrega mucho más ajustado, mejor calidad y, sobre todo, una importante rebaja en el precio final, ya que le volumen de trabajo es menor.

Pero no se queda en reducir los costes y el volumen de trabajo. Utilizar herramientas TAO garantiza, además, la coherencia en la terminología y en el lenguaje utilizado.

¿Qué herramientas TAO hay en el mercado? ¿Cuál elegir?

No hay una respuesta clara ni unánime a esta pregunta, todas las herramientas TAO tienen ventajas y desventajas.

Elegir entra una u otra dependerá de muchos factores: compatibilidad con otros softwares, precio, servicios, funcionalidades y un largo etcétera. Os dejamos con 4 de las muchas alternativas que existen hoy en día:

SDL Trados Studio es la más utilizada hoy en día y una de las que tiene más funcionalidades. También es de pago (y una de las más caras).

memoQ es otra herramienta TAO de pago. Cada vez más profesionales la están utilizando por sus funcionalidades y precios competitivos.

CafeTran es una de las más desconocidas, aunque se ha ido haciendo hueco en el mundo de la traducción profesional.

OmegaT: la opción de software libre. Para que nos entendamos: si Word fuera el SDL Trados de las herramientas TAO, OmegaT sería LibreOffice.

Attesor – Agencia de Comunicación Internacional

Contáctanos