La traducción web y sus claves: no traduzcas; localiza

Es imprescindible tener en cuenta todas estas cuestiones para que la traducción de la web de nuestro negocio tenga éxito frente a un nuevo público. Por ello, os proporcionaremos algunas herramientas básicas que permitan analizar y entender el motivo por el que es necesario invertir en una buena traducción o localización.

¿Qué es la localización?

Pues bien, la localización es un proceso por el cual se modifica todo el contenido (tanto textual como no textual), diseño y funcionalidad de un sitio web para que se use en un contexto cultural y lingüístico muy diferente, o no tanto, al original.

En este proceso de localización también se tienen en cuenta aspectos como la moneda, el idioma, las normas culturales de los usuarios de las diferentes regiones, las preferencias, las cookies, etc.

Esto significa que cogemos nuestra página web y la adaptamos por completo al público que nuestro negocio va a tener en un país o región.

¿Por qué no lo llamamos traducción de web?

En realidad, lo que estamos haciendo a simple vista es traducir el contenido de la página web de un negocio para adaptarlo a otra cultura, pero en realidad, va mucho más allá porque, al realizar localización, se tienen en cuenta factores como las costumbres de ese país, las preferencias de diseño, los requisitos legales, etc.

Es decir, la idea principal de este tipo de traducción es que el producto que se va a vender en determinado país, parezca local y transmita que se ha creado ahí específicamente para ese público.

Incluso si has alcanzado la popularidad en tu país de origen, tendrás que examinar seriamente tu sitio desde dentro para asegurarte de que sea igual de popular en otros lugares – Katie Botkin, Finding a Piece of the Global Pie.

¿Cuál es la diferencia entre usar localización o traducción web?

Incluso si has alcanzado la popularidad en tu país de origen, tendrás que examinar seriamente tu sitio desde dentro para asegurarte de que sea igual de popular en otros lugares – Katie Botkin, Finding a Piece of the Global Pie.

En realidad, una no funciona sin la otra; es decir, la traducción es una parte fundamental en un proyecto de localización.

Y os preguntareis… ¿por qué?

Pues es muy sencillo. La traducción se centra más en los aspectos lingüísticos y culturales de un texto, mientras que la localización es un proceso más amplio que implica la adaptación de todos los elementos que hay en ese sitio web, por ejemplo: la moneda, las preferencias, los elementos visuales, el formato de la fecha y hora, las unidades de medida, la legislación, etc.

Por tanto, ambas se complementan y, en lo que respecta a un sitio web, necesitaremos traducción y localización.

¿Cuáles son las claves para localizar un sitio web?

  1. Planificar y preparar
  2. Objetivos
  3. Análisis
  4. Propuesta
  5. Puesta en marcha
  6. Traducción y localización
  7. Revisión y control de calidad
  8. Entrega

¿Qué deberíamos tener en cuenta para realizar una buena localización de una página web?

  1. Qué emociones y valores queremos transmitir a nuestra audiencia
  2. Qué emociones y valores son tabú en nuestra audiencia
  3. Cuál es el contenido altamente sensible
  4. Si el contenido adaptado es tan atractivo como el original
  5. Si el tono y las emociones que se expresan en el original se mantienen en el idioma de destino

La localización como sinónimo de crecimiento y beneficio

Todas las empresas son diferentes. Cada una tiene sus objetivos y el público al que se quieren dirigir previamente establecido, pero todas tienen algo en común y es que buscan el crecimiento continuo y la rentabilidad de sus servicios.

Y ¿cómo se consigue esto hoy en día en un mundo tan globalizado?

Simplemente expandiendo el negocio hacia nuevos mercados, aumentando de esta manera el servicio que le damos al cliente.

De hecho, hay diversos estudios que demuestran que el cliente prefiere comprar en su propio idioma, lo cual tiene mucho sentido porque es más fácil y rápido, además, aportamos confianza y seguridad a nuestros clientes. Por tanto, cuando expandimos un negocio, es muy importante ofrecerle al cliente en la página web opciones múltiples de idiomas para que elija aquel con el que se sienta más cómodo.

Algunos consejos…

  1. Entender la forma de pensar de tu potencial cliente. Esto proporciona un punto de vista diferente y ayuda a entender cuáles son las necesidades que tienen para, así, optimizar los recursos de la localización
  2. Obtener ayuda de expertos en medios digitales interculturales. Ellos tienen un conocimiento mucho más profundo por lo que pueden diseñar alguna estrategia más apropiada según la visión cultural del país
  3. Desarrolla una estrategia cultural que se base en:
  4. La percepción. Incluye: formas, tamaños, colores, estilos, modos de navegación, orientación espacial, etc.
  5. El simbolismo. Para ello, es importante entender los códigos de la sociedad. Incluye: códigos no verbales, humor, códigos de conducta, etc.
  6. Los valores. Nos sirven de guía para entender el comportamiento de los consumidores. Incluye: relaciones con la naturaleza, distancia de poder, masculinidad vs feminidad, valores culturales, etc.
  7. Revisar y hacer pruebas. En esta fase crearemos algunos diseños experimentales para ver cómo funcionan en una sociedad en concreto.

Contáctanos si necesitas cualquier de nuestros servicios.

¡Descubre más acerca de nosotros!:

www.attesor.com

https://es.linkedin.com/company/attesor

https://www.instagram.com/attesor_traducciones

Contacto