¿Por qué necesito una traducción jurada de mis documentos?

A continuación, te contamos un poco sobre este tipo tan peculiar de traducción: qué la hace tan especial, cómo obtener una traducción jurada de mi documentación y cómo saber si de verdad la necesito.

¿Qué es la traducción jurada?

La traducción jurada se hace tanto al español (o a cualquiera de las lenguas oficiales en España) desde lenguas extranjeras como a la inversa. Por traducción jurada entendemos aquella de documentos que tendrán un efecto legal; en la mayor parte de las ocasiones, ante algún organismo oficial. Por ello, deben llevar siempre la firma y el sello del traductor o traductora junto con una certificación que acredite que se trata de una traducción oficial y en la que figure la fecha de la traducción.

¿En qué se diferencia de una traducción simple?

Hay traducciones de documentación legal que no son necesariamente juradas. Eso es lo que generalmente se entiende por traducción jurídica, no jurada. Es un tipo de traducción simple muy utilizada cuando, por ejemplo, recibimos un documento oficial desde la administración de otro país y lo único que queremos es entender lo que pone. En ese caso, no es necesario una traducción jurada, ya que no se va a presentar, en principio, ante ningún órgano oficial.

Otra de las diferencias es, lógicamente, el precio: suele costar más que una traducción simple

¿Qué es un traductor jurado?

Las traducciones juradas deben llevar siempre la firma y el sello del traductor, que tiene que estar acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. Esta acreditación sirve tanto para traducir a una de las lenguas oficiales de España como al contrario (por ejemplo, un traductor jurado de alemán puede traducir tanto de español a alemán como de alemán a español).

Los traductores jurados, sin embargo, no ejercen un cargo público ni son funcionarios, sino profesionales independientes que trabajan como freelance o dentro de una empresa.

Además, los traductores jurados también son intérpretes jurados, por lo que pueden dar asistencia es procesos notariales o judiciales.

¿Cómo de cara es una traducción jurada?

Su mayor precio se debe a que hay que tener en cuenta que, a diferencia de otro tipo de traducciones, se suele entregar en papel timbrado (aunque no sea estrictamente necesario), junto con el sello y la firma del traductor o traductora jurado, que tendrá responsabilidad legal de la veracidad de aquello que haya traducido.

Además, dadas sus características (suelen ser documentos muy pequeños  y, la mayor parte de las veces, ocupan una sola hoja), se suelen aplicar importes mínimos. Por poner un ejemplo, una traducción jurada al inglés se considera un importe mínimo hasta las 750 palabras (algo más de dos hojas completas de texto).

¿Es válida mi traducción jurada aunque no sea en papel?

Desde abril de 2020, precisamente por el confinamiento, las traducciones juradas pudieron empezar a presentarse en formato digital. Hay que tener en cuenta, eso sí, que para que sea válida en formato digital debe contar con una firma digital.

De todas formas, aunque se remita el documento por correo postal con la firma y el sello original y en papel, en Attesor siempre enviamos además una copia en pdf por adelantado con la que se pueden iniciar muchos trámites.

Consúltanos si necesitas traducir tus documentos, ¡contamos con los mejores profesionales en el sector!

¿Quién acredita a los traductores jurados?

La única forma de convertirse en traductor jurado es a través del exigentísimo examen convocado por la Oficina de Interpretación de Lenguas.

Para presentarse al examen, además, se deben cumplir una serie de requisitos, como tener nacionalidad española o de algún Estado miembro de la Unión Europea, ser mayor de edad y estar en posesión de un título español de Grado, Licenciatura o equivalente.

¿Cómo saber si un traductor jurado es oficial?

Dado que la Oficina de Interpretación de Lenguas depende del Ministerio de Asuntos Exteriores, este mantiene una lista actualizada de los traductores e intérpretes jurados de todos los idiomas en su página web.

Exacto, de todos ellos; tanto dentro como fuera de España. Si quieres ahorrarte revisar un pdf de más de 1500 páginas en busca de emails y teléfonos de contacto, te recordamos que en Attesor siempre trabajamos con los mejores traductores nativos con licencia de traductor jurado.

¡Ponte en contacto con nosotros y te atesoraremos!

¿Cuándo se necesita una traducción jurada?

Como se decía arriba, no siempre que se traduce un documento legal es imprescindible una traducción jurada. Si solo quieres saber lo dice un documento, o si no necesitas presentarlo ante ningún organismo oficial (si quieres, por ejemplo, pasarle la traducción a un abogado para que te asesore), no necesitas una traducción jurada.

Consulta con nosotros y te asesoraremos lo que más te convenga.

¿Qué tipo de documentos requieren una traducción jurada?

Solamente se puede hacer la traducción jurada de un documento original y con validez legal (títulos, contratos, certificados…), ya que su traducción tendrá la misma validez legal. Además, cabe destacar que una traducción jurada no tiene fecha de expiración.

Algunos de los documentos más demandados para una traducción jurada son:

-Títulos y diplomas oficiales

-Certificados académicos

-Certificados de nacimiento, defunción y matrimonio

-Sentencias judiciales

-Declaraciones de la renta

-Contratos de compraventa y de trabajo

-Pasaportes y documentación de extranjería

Para acabar, vamos con una curiosidad:

¿Cómo se denomina la traducción jurada en otros idiomas?

-Inglés: sworn translation, official translation o certified translation

-Alemán: bestätigte Übersetzung

-Francés: traduction assermentée o traduction jurée

-Portugués: tradução pública o tradução juramentada (en Brasil)

-Italiano: traduzioni giurate

-Polaco: tłumaczenie przysięgłe

-Ruso: присяжный перевод

-Español: traducción jurada, traducción oficial o traducción legal

Attesor – Agencia de Comunicación Internacional

Contáctanos