Expresiones de otros idiomas que no podemos traducir literalmente

Si alguna vez le has intentado explicar a alguien que no hable español qué narices queremos decir cuando le espetamos a alguien que se vaya “a freír espárragos”, sabrás que hay expresiones cuya traducción es de lo más difícil a lo que puede enfrentarse un traductor.

Y es que, como ya os hemos dicho en más de una ocasión, traducir palabra por palabra solo garantiza una cosa: una traducción mala y que suena artificial. Si aún no te crees esto y confías en el traductor de Google por encima de cualquier otra cosa, te recomendamos que le eches un ojo a estas frases hechas y expresiones de otros idiomas.

A continuación os presentamos un buen puñado de ejemplos de otros idiomas con su traducción literal. Además, os proponemos varias traducciones para ellas.

 

Expresiones del alemán:

Ich verstehe nur Bahnhof. Literalmente quiere decir «solo entiendo estación de tren«. Y se utiliza cuando no entendemos nada de lo que alguien nos dice. En español tenemos una parecida para estas situaciones, decimos «eso me suena a chino».

Das ist mir Wurst. «Eso es para mí una salchicha» es la frase que utilizan en los países de habla alemana cuando algo no les importa nada. ¿Te suena raro? Te recuerdo que aquí no paramos de decir que todo «nos importa un pimiento».

Das ist nicht mein Bier. Que quiere decir «esa no es mi cerveza» y que se utiliza cuando algo no nos incumbe. Una situación para la que nosotros diríamos «ese no es mi problema» o «no es asunto mío».

Die Katze im Sack kaufen. Cuando a un alemán le venden algo que no deseaba junto con otra cosa que sí quería, dice que le «han vendido el gato en el saco«. De forma un tanto similar, en español podemos decir que «hay gato encerrado». Curiosamente, esta no es la única expresión en español que también tiene que ver con vender gatos, pues tenemos «dar gato por liebre».

Expresiones del francés:

Les carottes sont cuites ! «¡Las zanahorias están cocidas!«; es decir, lo hecho, hecho está. La suerte está echada.

Sauter du coq à l’âne. «Saltar del gallo al burro» es una expresión que se utiliza en Francia cuando alguien cambia de tema constantemente en una conversación. Para eso, en español tenemos muchas opciones en donde elegir: «andarse con rodeos» o «por las ramas», «echar balones fuera», «irse por los cerros de Úbeda» y un largo etcétera.

 

Expresiones del sueco:

Det föll mellan stolarna. Literalmente quiere decir: «Cayó entre las sillas«. Esta frase tan curiosa (y ahora verás que increíblemente útil) se usa en Suecia cuando dos personas debían hacer un trabajo pero nadie lo hizo. Hay una frase hecha similar en nuestra lengua que me gusta particularmente: «Unos por otros, la casa sin barrer».

Expresiones del tailandés:

ไก่เห็นตีนงู งูเห็นนมไก่ Es decir, «la gallina ve los pies de la serpiente y la serpiente ve las tetas de la gallina«. Una expresión tailandesa que se refiere a dos personas que conocen los secretos la una de la otra. En español somos más de conocer los «trapos sucios» de los demás y menos sus pies y sus senos.

ชาติหน้าตอนบ่าย ๆ o, de forma literal en español, «una mañana en tu próxima reencarnación» se utiliza para referirse a algo que, creemos, nunca va a pasar. Similar al español “cuando las ranas críen pelo”.

 

Expresiones del holandés:

Met iemand en de Koffer duiken: Cuando dos personas tienen un encuentro sexual en los Países Bajos, «saltan juntas en una maleta«, según esta expresión popular. El origen de la frase probablemente viene de la idea de «fugarse juntos».

 

Del croata:

Pjevaš kao da ti je slon prdnuo u uho, que viene a significar «Cantas como si un elefante se haya tirado un pedo en tu oreja«. Esta frase tan original no tiene equivalente en español, aunque no es raro escuchar eso de «Cantas como si le estuvieran pisando la cola a un gato«.

Quizás sea mucho menos original, pero en un sentido similar también se podría usar la frase del español «estás sordo como una tapia».

 

Del italiano:

Cavoli riscaldati: Literalmente «repollo recalentado», esta frase italiana «describe un intento inútil de revivir una antigua historia de amor«. Una forma de decir eso de que «segundas partes nunca fueron buenas«.

 

Como estas expresiones han demostrado, traducir no es solo cambiar las palabras. Es un mito eso de que existe “la traducción correcta”. Hay muchas formas de abordar una traducción, y elegir entre una u otra dependerá del contexto y de muchos otros factores. ¡Cuenta con nosotros para garantizar el éxito de tus traducciones!