Muchas veces nos encontramos casos de clientes que invierten grandes cantidades de dinero en su página web y, sin embargo, no le dan importancia a la traducción de los contenidos. Para ella han recurrido a «la secretaria que sabe idiomas», «el profesor particular de inglés de la empresa» o «el hijo que estudió en el extranjero». En ninguno de estos casos el resultado es bueno ni mucho menos profesional, y es una pena. Toda la inversión se ve truncada por una mala traducción de contenidos. Más aún si tenemos en cuenta que la web es el canal de comunicación y nuestro escaparate al mundo. En otras palabras, ¡cuenta desde ya con una agencia de traducción!

Qué diferencia a una agencia de traducción

Lo primero que has de saber a la hora de contratar servicios de traducción es que no todas las personas que saben idiomas saben traducir. ¿Sorpresa? Es más, muchas personas que son bilingües de nacimiento son incapaces de hacer una buena traducción. ¿Por qué? El motivo es simple. En primer lugar, tienden a pegarse mucho al idioma de origen. Cuando traducimos de un idioma a otro, estamos trabajando con estructuras gramaticales diferentes que han de adaptarse al idioma de destino para que suene natural y para que no se note que parte de otro idioma, un trabajo que a veces resulta bastante complicado.

Por otro lado, hay un sinfín de referencias culturales que hay que saber cómo trasladar de un idioma a otro, así como refranes, frases hechas, sarcasmos, etc.

Entonces, ¿qué diferencia a un traductor profesional de una persona que sabe idiomas? Básicamente, los traductores somos profesionales, ingenieros de las lenguas capaces de convertir un idioma en otro a pesar de tener estructuras muy diferentes, de manera que un mismo texto suene natural en la lengua de destino. Somos, además, artistas porque conseguimos mantener la esencia, el sentido, el significado y las figuras retóricas que del idioma de origen.

Una agencia de traducción es tu aliada

Otro punto importantísimo que debemos tener en cuenta son los pequeños matices capaces de marcar grandes diferencias en el significado. Cuando lanzas un mensaje a tus clientes, te interesa que sea claro y que se transmita exactamente como tú quieres. No dejes que tus clientes se queden sin entenderte. Tanto en nuestro blog como en nuestras redes sociales tenemos varios ejemplos de cómo una mala traducción puede tener resultados catastróficos.

Evita ser tú quien cometa tales errores contando con profesionales.

En qué se diferencian las agencias de traducción de traductores particulares

Llegados a este punto, si ya os hemos convencido de lo importante que es contratar a traductores profesionales, vamos a abordar las diferencias entre traductores particulares y agencias de traducción.

Si has contratado a un traductor o traductora autónomos profesionales, ¡ENHORABUENA! Lo más seguro es que estés en muy buenas manos. Pero si tienes un gran volumen de trabajo quizás te interese más contratar a una agencia de traducción. ¿Por qué? ¿Qué diferencias hay?

Limitación de tiempo

El trabajo en traducción va por picos, así que, mientras que una persona autónoma tiene su disponibilidad limitada a su capacidad de trabajo individual, en una empresa de traducción siempre tendremos disponibilidad para atender a tus necesidades de traducción, ya que contamos con un gran equipo.

Especialización

Nadie sabe de todo. Por eso, normalmente, los traductores se acaban especializando en diferentes materias en las que o bien se sienten más cómodos o tienen más experiencia. Pongamos un ejemplo: a un traductor al que se le da muy bien el marketing suele costarle más los textos jurídicos o financieros y viceversa. Por tanto, es posible que, en un determinado momento, haya contratado a alguien para traducir un contrato y lo haya hecho fenomenal, pero esa misma persona no obtendrá tan buenos resultados con la traducción de tu web. En las agencias de traducción tenemos muy bien definidos los perfiles de nuestros traductores en base a su experiencia, a la nuestra con ellos y a pruebas que les vamos haciendo de tal manera que siempre designaremos tus traducciones a quien valoremos sea el más adecuado para el tipo de documentos que necesitas traducir.

Mantenimiento

Por último, pero no menos importante, cuidamos mucho de nuestros clientes a largo plazo. Para ello, creamos memorias de traducción, glosarios y guías de estilo que nos permite ofrecer a nuestros clientes una mayor coherencia lingüística en el tiempo, trabajo que resulta especialmente importante para mantener las jergas corporativas (eslóganes, nombres de servicios, de productos etc.). Si vendes una serie de productos cuyo nombre se traduce cada vez de una forma diferente solo conseguirás confundir a tus clientes y hacer que piensen que se trata de productos o servicios diferentes. En las agencias, tenemos una gran capacidad técnica para cuidar de todos estos aspectos lingüísticos que a veces pasan desapercibidos y que, no obstante, son tan importantes.

En resumen, piensa que tus traducciones hablan de ti y que son tu canal de comunicación con tus potenciales clientes en el extranjero. Contrata a profesionales y evita así que se lleven una imagen mala o errónea de tu empresa.

¡Cuenta con Attesor! Te dejamos aquí el enlace a nuestra web para que nos conozcas un poquito mejor y puedas contactarnos.